La Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) es una enfermedad prevenible y tratable, caracterizada por obstrucción persistente del flujo aéreo, usualmente progresiva, asociada a respuesta inflamatoria crónica exagerada de las vías aéreas y pulmones a humo o partículas nocivas que se encuentran en el aire de espacios contaminados.

 

causas

La principal causa, que es completamente prevenible, es la exposición a la inhalación de humo de tabaco. También es causada por exposición e inhalación a humo de combustibles provenientes de biomasa, en el caso de nuestras áreas rurales, la exposición a humo de leña o carbón desde la infancia.

 

Además, la contaminación del aire en lugares cerrados, sobre todo de áreas de trabajo. Las personas que no fuman también pueden desarrollar EPOC

 

Síntomas

 

Los principales síntomas son: Tos crónica, disnea (cansancio por falta de aire) y expectoración. Cuando hay una exacerbación  suele presentarse con  de ruidos al respirar (sibilancias o roncus), las cuales pueden empeorarse al contraer una infección viral como la Gripe, y que se puede complicar con una infección por bacterias y el paciente entonces presenta fiebre, malestar general, puede disminuir su apetito y, si el paciente padece de otra enfermedad crónica como la Hipertensión Arterial (HTA), la Diabetes Mellitus (DM) o Enfermedad Renal (ER) se puede complicar o desmejorar rápidamente.

Etapas tiene la enfermedad

 

La EPOC ha sido ampliamente estudiada y discutida en la última década en consensos Mundiales, llegando a establecerse la clasificación GOLD (Iniciativa Global para Enfermedades Obstructivas Crónicas del Pulmón) en la que se establecen 4 Etapas de la enfermedad basadas en la evaluación de la función pulmonar. Estas son: leve, moderada, severa y muy severa.

Diagnóstico

 

El diagnóstico debe considerarse en todo paciente que presenta Disnea (cansancio por falta de aire), tos o producción de esputo en forma crónica, y antecedente de exposición a factores de riesgo.

 

Se confirma el Diagnóstico con el examen de Espirometría que sirve para medir la Función y el grado de Obstrucción de los bronquios y la capacidad de los pulmones.

 

La radiografía de Tórax (de los pulmones) sirve para poder excluir otra posible causa de la tos y la Disnea, ya que estos síntomas pueden ser causados por Tuberculosis, por Cáncer de Pulmón o por Bronquiectasias.

 

Tratamiento

 

Dejar de fumar es la primera medida, no farmacológica que más influye en la evolución natural de la EPOC. Se debe aconsejar al paciente en cada visita que realice al consultorio, aún con una breve asesoría de 3 minutos se puede obtener índices de abandono del tabaquismo del 5-10% en la población expuesta.

 

El objetivo del tratamiento farmacológico es aminorar los síntomas, disminuir la frecuencia y gravedad de las exacerbaciones, mejorar la tolerancia al ejercicio y además mejorar el estado de salud de la persona. Se debe de individualizar el tratamiento para cada paciente.

 

Los broncodilatadores son la piedra fundamental del tratamiento para los síntomas de la EPOC, de preferencia deben ser en forma de inhaladores.

 

Pueden ser del tipo agonistas beta 2 como el salbutamol o de tipo anticolinérgicos como el bromuro de Ipatropium. Ambos son de corta acción, y son usados en las crisis o exacerbaciones.

 

Además, existen medicamentos de larga acción (cada 12 ó 24 horas) que son para producir un alivio sintomático sostenido o de mantenimiento.

 

También está indicado el uso de esteroides inhalados en aquellos pacientes en los que la función pulmonar está moderadamente afectada.

También debe de prevenirse la Gripe y la Neumonía recomendándole al paciente la vacunación anual contra el virus de la Influenza, y la vacunación contra las infecciones por el Estreptococo pneumoniae aplicando la Vacuna contra la Neumonía.

 

Entre los tratamientos no farmacológicos se encuentra la Rehabilitación que es de beneficio para los pacientes en todos los estadios de la EPOC, ya que reciben acondicionamiento físico y perciben mejora en la tolerancia al ejercicio y especialmente en los síntomas de disnea y fatiga.

 

La Oxigenoterapia está indicada en los pacientes que se encuentran en un estadío avanzado de la EPOC y ha demostrado un incremento en la supervivencia de los pacientes que presentan niveles bajos de oxígeno en reposo.

 

Información por:

Dra. Amanda Mercedes Alonzo de Rodríguez

Medicina Interna - Neumología

Télefono: 2263-5222

 

Buscar artículos