El cáncer de ovario es un padecimiento que en muchos casos se detecta tardíamente, porque no manifiesta síntomas o pueden confundirse con el de otras enfermedades que son gástricas.

El cáncer de ovario como su nombre lo indica, se origina en los ovarios y se da cuando existe una transformación de sus células a malignas. Al igual que el cáncer de las trompas de Falopio, este inicia en los mismos tejidos, tanto en la periferia como en el estroma ovárico, que es la parte interna del ovario.

Es importante prestar atención a este tipo de cáncer, debido a que su sintomatología es muy común con el de otras enfermedades de índole gástrico y pueden confundir al paciente. Sin embargo, el problema que más afecta es que es diagnosticado en etapas avanzadas.

Dentro de los Síntomas se encuentran los siguientes:

- Hinchazón o inflamación abdominal

- Sensación de saciedad rápida al comer

- Adelgazamiento

- Molestias en la zona de la pelvis

- Cambios en los hábitos intestinales, como estreñimiento

- Necesidad frecuente de orinar

También el cáncer de ovario, es uno de los cánceres que tiene relación con algunas mutaciones genéticas BRCA 1 y 2, que a su vez se relaciona con el cáncer de mama y el cáncer de colon. Todas las mujeres a lo largo de la vida, tienen un riesgo del 1.3% a desarrollar cáncer de ovario, independientemente se tenga o no mutación en los genes. En el caso de las mujeres jóvenes, este padecimiento no es muy frecuente, se da más arriba de los 40 años.

Pero hay cánceres de ovario que son propiamente de mujeres jóvenes, como lo son los de la célula de la granulosa, que tienen un buen pronóstico de cura. Aunque son más frecuentes los tumores epiteliales de los ovarios. Y hay algunos que son menos frecuentes, pero que son relacionados a estirpes muy agresivas de cáncer de ovario.

Diagnóstico

El cáncer de ovario no tiene un método de diagnóstico como el cáncer de mama, como la mamografía o en el caso del cáncer de cérvix, que puede detectarse por medio de una citología.

En el caso del cáncer de ovario, cada mujer debe acudir a su chequeo con un ginecólogo, que incluya un examen pélvico, el cual consiste en palpar los ovarios y el útero para saber su tamaño, forma y consistencia. Muchas veces es difícil palpar la mayoría de los tumores ováricos en sus etapas iniciales. A este estudio físico se debe indicar una ultrasonografía anual y si se detecta un nódulo, es necesario indicar otros estudios como una biopsia que determinará si es maligno o benigno.

Como complemento, se puede sugerir el estudio de un marcador tumoral (CA125), que si bien no es un examen diagnóstico, si es de seguimiento y puede ayudar a descartar que haya o no cáncer. Es importante aclarar, que muchas veces está prueba puede ser el indicador de otras circunstancias como endometriosis que es algo benigno, o de la menstruación, el embarazo o un proceso infeccioso. Por ello, esto solo ayuda como estudio de seguimiento cuando ya se ha diagnosticado el cáncer.

Factores de riesgo:

- Edad avanzada. El cáncer de ovario puede aparecer a cualquier edad, pero es más frecuente en mujeres de 40 a 60 años.

- Mutaciones genéticas hereditarias

- Antecedentes familiares de cáncer de ovario

- Terapia de reemplazo hormonal con estrógeno

- Edad en que comenzó la menstruación y edad en que terminó. El inicio de la menstruación a una edad temprana o el inicio de la menopausia a una edad tardía, o ambos casos, pueden aumentar el riesgo de cáncer de ovario.

Recomendaciones

La mejor recomendación es realizarse un chequeo anual, que incluya la citología para detectar cáncer de cérvix. Segundo que se explore a través de un examen físico o tacto manual si los ovarios tienen alguna característica que indique una sospecha de la enfermedad, acompañado de una ultrasonografía de ovarios.

Por otro lado, es importante llevar un estilo de vida saludable. Los cánceres de ovario son más frecuentes en mujeres con estilos de vida poco saludables. La obesidad favorece mucho a todos estos tipos de cáncer. También el alcohol y el tabaco, favorece a este y otros tipos de cáncer.

Si se padece de gastritis o colitis, es importante acudir al gastroenterólogo para dar tratamiento, pero también enfocarse que puede no solo ser eso, sino también un síntoma que pueda indicar otro problema.

 

Tratamiento

Para el manejo del cáncer de ovario, es importante ofrecer un manejo quirúrgico a través de una cito reducción óptima o no óptima. Una cito reducción óptima significa que se dejó en la cirugía menos de 2 cm de enfermedad dentro de la mujer o si es posible nada.

Si se logra hacer una cito reducción óptima y entre más temprano se diagnostique el cáncer de ovario, la paciente tendrá un mejor pronostico. Además de esto, si se detecta que el tumor solo está dentro del ovario y no ha llegado aún afuera de la capsula de la parte externa, puede ser que ni siquiera necesite quimioterapia.  Pero existen tumores que son muy agresivos y aunque este encapsulado, si debe de darse quimioterapia.

En el cáncer de ovario todavía es discutible el uso de la radioterapia, se emplea más la cirugía para tratar de quitar la carga tumoral y quimioterapia en casos que amerite.

 

Información brindada por Doctora Mónica Vanessa Heymann, ginecóloga - oncóloga de Centro Médico Escalón de Grupo Hospital de la Mujer.

 

Buscar artículos